¿Por qué no sale mi Web en el Ranking?

¿Cómo puedo estar en las primeras posiciones de las páginas de resultados? ¿Por qué mi sitio web no sube en el ranking de Google? ¿Qué puedo hacer? Estas son las preguntas que toda empresa se ha planteado en algún momento concreto de su existencia. Lo cierto es que existen muchas razones y no hay ninguna respuesta concreta que aclare estas cuestiones.

Si has estado luchando durante mucho tiempo para obtener una buena posición y todavía no lo has conseguido, atento a estas 8 posibilidades:

No le has dado una oportunidad al SEO

Vivimos en un mundo en el que queremos resultados ya y cuando hablamos de SEO, de posicionarse de una forma natural hay que saber esperar. Las cosas deben hacerse bien y con un orden. Se necesita tiempo para investigar, crear e implementar una estrategia, se necesita también tiempo para producir contenido de calidad.

Y posteriormente a Google le llevará todavía mas tiempo darse cuenta de que se han realizado cambios y se han indexado nuevas palabras. Y por último, hay que esperar a que el motor de búsqueda determine si realmente está proporcionando un nuevo valor o no.

Los propios expertos de Google aseguran que a los 4 ó 6 meses se empiezan a ver resultados y que en ocasiones aumenta hasta un año. El tiempo es algo que no se puede evitar y por ello, el SEO requiere mucha paciencia

Las palabras que tu crees puede que no sean las correctas

Muchas veces hay que pensar que es lo que Google desea mostrar, por esto, es bueno mirar alrededor de la primera página y ver que tipo de contenido premia Google. Esto lo decimos porque a veces nos empeñamos en posicionar una determinada palabra en una página concreta y a pesar de todo el buen SEO que se hace, no se consigue porque para Google no es correcto.

Tu diseño web es incompatible con el SEO

Tienes un sitio web espectacular con un diseño moderno, minimalista y bien diseñado, has pagado muchísimo por esto y… ¿Por qué Google no aprecia mi trabajo?

Es posible que el diseño sea increíble pero puede que no se hayan tenido en cuenta todos los parámetros relacionados con el SEO. Podría haber una gran cantidad de cosas que impidan el posicionamiento como: contenido duplicado, contenido insuficiente, contenido desactualizado, navegación difícil o confusa, mal enfoque de palabras clave, títulos y descripciones incompletos.

No tienes enlaces que redirijan a tu web

Encuentra enlaces que redirijan a tu web de manera natural. Se necesitan varios enlaces: algunos de sitios relevantes y otros simplemente de páginas normales como, por ejemplo, un blog relacionado con tu sector.

Estos enlaces deben ampliar la información y además harán que mejores tus relaciones con expertos en tu nicho de mercado. Además, Google los valora altamente ya que aumentan la calidad de tu página.  Hay que tener un cuidado especial con los enlaces que no tienen ningún sentido y apuntan a tu sitio web. Google suele detectar todo este tipo de practicas negativas y podría penalizarte.

Puede que Google te haya penalizado y no lo sepas

Las penalizaciones de Google son reales, no son un mito. Un día te encuentras en una posición muy competitiva y de repente desapareces de los resultados de búsqueda como por arte de magia. ¿Qué puedo hacer?

Si el tráfico orgánico se reduce, si pierdes visibilidad de algunas palabras clave, si el dominio desaparece al buscarlo por su nombre o se desindexa del buscador… es muy probable que estés penalizado. Así que revisa tu web e intenta solucionar todo aquello que viole las directrices generales de Google.

El SEO no debe estar aislado

El marketing online abarca muchas cosas: la participación en las redes sociales, conseguir links de influencers o páginas de relevancia, el SEO, el SEM… Google ve más allá de los productos que vendas en tu web o de los posts de tu blog.

No estamos diciendo que publicar regularmente en Instagram permita que aparezcas en el ranking. Estamos diciendo que la creación de una comunidad en las redes sociales hará que mas personas vean tu web, visiten tu contenido y hagan click en tus enlaces. Y todo esto genera reputación y te ayudará en el futuro a prosperar en internet.

Tu competencia está haciendo más que tú

Hoy en día todo el mundo conoce la optimización en los motores de búsqueda, no es algo secreto. De hecho, es una parte fundamental del marketing moderno que todo empresario necesita en su estrategia online. Por ello, si piensas que no lo necesitas, estarás ayudando a tu competencia a conseguir sus metas.

Los comienzos en el SEO son duros pero recuerda que no eres tu contra Google. Eres tu contra toda tu competencia batidos en un gran duelo por cumplir vuestros objetivos.

background